EL HáBITO QUE PRACTICAN MáS DE 10 VECES AL DíA LAS PERSONAS FELICES (NO CUESTA NADA Y TE HACE SENTIR BIEN)

En 2001 concluyó una curiosa investigación en Estados Unidos, que llevó décadas. Implicó a cerca de dos centenares de monjas de un convento. Mantenían estilos de vida y dieta similares. Se les hizo un seguimiento psicológico, aunque no se les dijo para qué era. Lo que los expertos analizaban es cuáles de ellas eran más felices.

Medio siglo más tarde, los resultados indicaron que la felicidad está muy relacionada con la longevidad. El 90% de las monjas que habían dado los índices de felicidad más grandes seguían vivas más allá de los 85 años. De las que se mostraron más pesimistas e infelices, menos del 35% llegó a los 85 años.

Qué hacían esas monjas tan felices y todas las otras personas que están contentos con su vida, y la disfrutan de una manera positiva. Pues hay varios factores que las determinan.

Qué nos hace ser más felices

La psicóloga Sonya Lyumbomirsky, profesora de la Universidad de California, investigó al respecto y dedujo que los tres factores fundamentales de la felicidad son:

  • La genética. Hay personas que nacen con una determinada predisposición a tomarse todo con mejor humor y a disfrutarlos. La personalidad es responsable en un 50% de la felicidad.
  • Las circunstancias ambientales. La suerte que hayamos podido tener en encontrarnos en un determinado sitio o haber visto un determinado trabajo pueden aportar felicidad, pero representa solo el 10% de los motivos por los que somos felices.
  • Los hábitos que tenemos. Nosotros podemos implicarnos activamente en provocar esa felicidad si seguimos unas pautas. Esta actividad intencionada supone sobre el 40% de nuestra felicidad. Por tanto, podemos hacer mucho para mejorar nuestro bienestar.

De esos hábitos, uno de los que la ciencia considera más importante y que aporta más felicidad a las personas es el de ser agradecidos. Varias investigaciones han puesto en evidencia este hecho.

Por qué es importante ser agradecidos

Mostrarse agradecidos produce felicidad. Podrías pensar que es lo contrario, cuando nos agradecen algo es cuando nos sentimos más felices. Pero las investigaciones han confirmado repetidamente que la gratitud da felicidad al que da las gracias. Tiene su explicación.

Cuanto más agradecido te sientes, más llenas tu espacio de ese sentimiento y menos de pensamientos negativos.

  • La gratitud hace que crezca la autoestima, ya sea por lo bien que te sienta lo que otros hacen por ti o lo que has hecho por ti mismo o por los demás. Piensa que estar agradecido también significa que lo estés contigo mismo, que te quieras.
  • Crea vínculos. La gratitud pueda ayudar a ser más empático con los demás y a crear vínculos sociales. Las personas más sociables y que tienen conversaciones más profundas son también las más felices, según la ciencia.
  • Ayuda a superar traumas. Una investigación constató que cuando las personas que se enfrentan a una adversidad grave, si son capaces de experimentar gratitud, la superan mejor. Son más resilientes.

Cuándo mostrar agradecimiento

La importancia de la gratitud hay que buscarla en nuestra evolución como seres humanos. Pasamos del reconocimiento (te veo, te siento) a un tipo de reconocimiento muy especial:no solo te veo o siento sino que te agradezco por…” Lo que pongas tras los puntos suspensivos da igual.

Puedes agradecer millones de cosas. Puedes agradecerte a ti mismo haber sido capaz de lograr algo, algo que puede ser tan pequeño como levantarte por la mañana con ánimos o haber evitado una discusión.

Al agradecer a otros repartes felicidad. Porque en el acto de agradecimiento ambas partes ven la vida desde una perspectiva más positiva. Por eso los expertos felicidad insisten en que seamos generosos en nuestros agradecimientos. No los demos por hecho. Exteriorízalo.

Cuando se ha analizado este punto, los investigadores han constatado que las personas agradecidas muestran su agradecimiento al menos una decena de veces al día. Hay muchos motivos para hacerlo.

Otro elemento significativo es que la positividad y el agradecimiento se contagian. Crean un muy buen clima. Un clima que invita a la felicidad mutua. Rodeándonos de personas agradecidas nos rodeamos de felicidad.

Cómo mostrar agradecimiento

La psicología ha creado numerosos ejercicios que te pueden ser útil para fomentar la gratitud. Te proponemos algunos de ellos por si quieres ir practicando.

  • Dedica cada día a 3 cosas. Piensa tres cosas por las que tienes que estar agradecido. Mejor si además de meditarlas las escribes. Te ayudará a enfocarte en lo positivo y a fomentar esta mentalidad de agradecimiento.
  • Crea un diario de gratitud. Relacionado con lo anterior, puedes crear tu propio diario donde vayas aportando cosas que has podido agradecer o que quieres agradecer. Te ayudará a no olvidarte de agradecerlas. Si no se te ocurre nada de entrada, piensa en cosas que te han hecho sentirte bien. Puede ser un simple plato de comida que te han preparado o te has preparado.
  • Ejercicios de gratitud. Practicar yoga, meditación o simplemente pasear pueden ayudarte a concentrar y pensar mejor en todos esos aspectos de la vida que agradeces.
  • Crear un altar de gratitud. La idea no es empezar a idolatrar objetos. Simplemente tener un rincón en la casa donde pongas imágenes de cosas por las que has estado agradecido o pongas post-it con ideas. Es un simple lugar de recordatorio de los beneficios de esta actitud.

2024-06-10T06:53:38Z dg43tfdfdgfd