MéDICO IMPACTA A SUS SEGUIDORES AL REVELAR OSCURO SECRETO QUE GUARDó POR 8 AñOS

¿Es posible? James Hamblin, médico de la Universidad de Yale, ubicada en New Haven, Connecticut, sorprendió a medio mundo al revelar que lleva más de 8 años sin bañarse, solo lavándose las manos porque tiene que atender a sus pacientes.

El profesional de 40 años aseguró que todo es parte de un experimento en el que se quiere demostrar los efectos de prescindir los productos de limpieza, que contienen altos niveles de químicos, cuando se trata de mantenerse "limpios" corporalmente.

James Hamblin se siente saludable

“Me encuentro perfectamente bien. Te acostumbras. Me siento normal”, argumentó James Hamblin sobre su experimento referente a los efectos de la higiene mínima en la salud. Bajo su experiencia, aduce que la reducción del uso de productos de higiene evita olores corporales.

Su enfoque se centra en permitir que el cuerpo alcance un equilibrio natural con los aceites y microbios presentes en la piel. Según Hamblin, al reducir el uso de productos de higiene agresivos, el cuerpo ajusta su producción de aceite, mantiene un entorno microbiano más estable y saludable.

PUEDES VER: ¡HÉROES SIN CAPA! Doctores salvan la vida a niño de 4 años que aspiró una pila de reloj en Trujillo

Paradójicamente, James Hamblin tiene su Libro de limpieza

En su libro “Clean: The new science of skin and the beauty of doing less” (“Limpio: la nueva ciencia de la piel y la belleza de hacer menos”), lanzado en 2020, James Hamblin presenta una investigación sobre limpieza, piel y salud en sus primeros 5 años sin ducharse.

El médico de 40 años describe cómo su piel se ha adaptado y ha dejado de volverse grasienta: “Se alcanza un estado equilibrado con los aceites que tu piel está segregando, los microbios que viven en tu piel, todo el entorno es menos volátil”.

¿Cómo James Hamblin enfrenta el olor y suciedad?

Además, James Hamblin sostiene que el olor del cuerpo no es necesariamente un indicador de suciedad, sino de desequilibrio de los agentes microbianos.

Argumenta que el olor es producido por bacterias que se alimentan de las secreciones oleosas del sudor y las glándulas sebáceas, lo que ayuda a mantener un PH neutro: “Cuando aplicamos productos de higiene, alteramos el equilibrio natural de estos microbios, lo que puede favorecer a aquellos que generan malos olores”.

REVISAR MÁS: ¿Por qué los médicos tienen letra tan fea y son un dolor de cabeza para los farmaceúticos?

Todo esto se trató de un proceso gradual que implicó reducir paulatinamente el uso de productos de higiene. Empezó por espaciar las duchas y reducir la cantidad de jabón, champú y otros productos de cuidado personal. Este enfoque progresivo permitió a su cuerpo adaptarse lentamente, minimizando la sensación de incomodidad y los olores que expulsa el cuerpo.

“Hubo momentos en los que me quería duchar porque lo extrañaba, olía mal y sentía que tenía grasa. Pero eso empezó a pasarme cada vez menos”, agrega James Hamblin.

Actualmente, la producción masiva de productos de higiene y la tecnología de secuenciación de ADN nos han permitido entender mejor el microbioma de la piel, lo cual sugiere que no todos los microbios son malos para nuestro cuerpo.

Finalmente, explicó que aunque no se ducha, se enjuaga cuando lo necesita o lo desea con agua, especialmente cuando tiene el pelo como si se hubiese levantado por la mañana: “Puedes exfoliar o eliminar los aceites simplemente frotando con las manos y peinando el pelo ocasionalmente. Eso es todo".

2024-07-09T23:39:23Z dg43tfdfdgfd