¿BEBER AGUA ANTES DE COMER AYUDA A PERDER PESO? HARVARD DESPEJA LAS DUDAS

Sabemos que mantener el organismo en buen estado de salud es esencial para nuestro bienestar físico, pero seguir toda una serie de hábitos que nos ayuden a conseguirlo no siempre es fácil. En cuanto al peso se refiere, este hecho lleva a muchas personas a considerar seguir distintas dietas e incluso trucos para conseguir un peso saludable, algunos de los cuales tienen poca base científica a pesar de estar ampliamente extendidos. 

Este es el caso de uno de los consejos probablemente habremos escuchado más de una vez: beber un vaso de agua antes de comer para tener menos apetito. ¿Es realmente así? ¿Cuánta parte tiene de ciencia y cuánta de mito? Los científicos de Harvard han arrojado luz sobre este asunto

qué dice la evidencia científica

Beber de golpe un vaso entero de agua puede producirnos momentáneamente la sensación de tener el estómago más lleno porque los nervios de nuestro estómago detectan la llegada de sustancias y mandan señales al cerebro, al igual que ocurre cuando comemos. 

Algunos estudios apoyan la idea de que, por tanto, beber un vaso de agua antes de cada comida nos ayudará a sentirnos llenos antes y, por tanto, ingeriremos menos cantidad de comida. Sin embargo, estas investigaciones son de corto alcance, y además ninguna evaluó si la sensación producida se asociaba con una pérdida de peso, ni tampoco con la quema de calorías debido al gasto energético que se produce en el cuerpo al calentar el agua que bebemos. 

Así, otros trucos conocidos como sustituir el agua por comida o beber una cantidad adicional de agua al hacer ejercicio físico tampoco ayudarían a perder más grasa en nuestro cuerpo. Además, nuestro organismo pronto se dará cuenta de que no está obteniendo energía ni ciertos nutrientes. 

No obstante, sustituir las bebidas con alto contenido calórico por agua de forma sostenida en el tiempo sí que podría conducir a una pérdida de peso, aunque no sería asociada al aumento del consumo de agua sino al hecho de reducir drásticamente la ingesta de calorías y azúcares relacionados con este tipo de bebidas, como los refrescos, los zumos industriales o las bebidas energéticas. 

MANTENER UNA BUENA HIDRATACIÓN, como consejo general

A pesar de que la evidencia científica sugiera que la relación entre beber agua y perder peso no es tan directa y concluyente como podríamos pensar, mantener un bien nivel de hidratación es totalmente necesario para el buen funcionamiento de nuestro organismo: ayuda a eliminar toxinas, regular la temperatura del cuerpo o transportar nutrientes y oxígeno por la sangre, entre otros beneficios. Por tanto, las consecuencias de la deshidratación podrían llegar a ser graves para la salud. 

La ingesta diaria de agua que necesitaremos dependerá de factores como nuestra edad, las características del lugar donde vivimos o nuestro nivel de actividad diaria, y por tanto no existe una fórmula única para saber cuánta agua debemos tomar. Por lo general, deberemos hacer caso a las señales de nuestro hipotálamo, que recoge información de unas células especializadas que detectan la disminución de agua en nuestro organismo, generando la sensación de sed. Aun así, un profesional de la salud puede indicarnos, según nuestros propios factores condicionantes, qué cantidad de agua es la más adecuada para nosotros.

2024-07-10T17:04:32Z dg43tfdfdgfd