¿CóMO SE COMPORTA UN NIñO CON TRASTORNO POR DéFICIT DE ATENCIóN E HIPERACTIVIDAD?

Es normal que los niños y las niñas estén llenos de energía, sin embargo, hay que saber distinguir cuando se trata de un comportamiento propio de su edad o cuando ya podría representar algo diferente; tomando en cuenta eso te decimos cómo se comporta un niño con déficit de atención e hiperactividad

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una afección que se caracteriza por una combinación de problemas persistentes que están relacionados con la dificultad para mantener la atención, así como comportamientos impulsivos o de hiperactividad. Así lo explica la prestigiosa Clínica Mayo

Señales para identificar a un niño con trastorno por déficit de atención e hiperactividad 

Para saber si un niño tiene trastorno por déficit de atención e hiperactividad, es importante tener en cuenta que hay síntomas diferentes y muy variados de esta afección, algunos están relacionados con la dificultad para poner atención, mientras que otros pueden caer más en el lado de la hiperactividad o impulsividad. Estos síntomas aparecen antes de los 12 años. 

Foto: Getty Images

Te puede interesar: ¿Qué es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

Por parte de la falta de atención puede haber síntomas como: no ser capaz de prestar atención minuciosa a los detalles o comete errores por descuido en las tareas escolares, le cuesta trabajo permanecer concentrado en tareas o juegos, parece no escuchar aún cuando se le habla directamente, tiene dificultad para seguir instrucciones o no logra terminar las tareas; no puede organizar tareas y actividades. 

Un niño con trastorno por déficit de atención e hiperactividad también puede evitar o disgustarse si tiene que hacer actividades que requieran un esfuerzo mental de concentración, o bien, perder constantemente objetos o juguetes. 

Ahora bien, los comportamientos de hiperactividad pueden incluir el estar inquieto o dar golpecitos con las manos o los pies, permanece inquieto en el asiento, busca estar en constante movimiento, tiene problemas para realizar juegos o actividades tranquilas. 

Un niño con trastorno por déficit de atención e hiperactividad puede hablar mucho, interrumpir a quien le hace preguntas, le cuesta trabajo esperar su turno o bien, interrumpe conversaciones juegos o actividades y busca entrometerse en ellas. 

Estas son algunas señales que pueden variar según sea el caso, pues no siempre se presentan los mismos síntomas ni con la misma intensidad o gravedad, por eso es importante estar alerta y observar a los hijos. 

Foto: Getty Images

Tema relacionado: Síntomas inequívocos de que tienes déficit de atención

Diferencias entre síntomas de TDAH en niños y adolescentes 

Otra de las características o peculiaridades de este trastorno es que puede presentar síntomas desde la niñez, es decir, antes de los 12 años, sin embargo hay algunos que pueden prevalecer o incluso ser más notorios en la adolescencia. 

Por lo general, conforme el niño con déficit de atención e hiperactividad crece, van disminuyendo los síntomas relacionados a la hiperactividad y se van acrecentando las dificultades para poner atención o la facilidad con la que se distrae. 

Sin embargo, los síntomas no suelen variar mucho de los que ya listamos anteriormente, por lo que, si notas que tu hijo adolescente presenta varios de estos síntomas, es importante saber qué hacer. 

Foto: Getty Images

Tema relacionado: ¿Autismo o déficit de atención? 4 señales clave para que aprendas a diferenciarlas

¿Qué hacer si mi hijo tiene trastorno por déficit de atención e hiperactividad? 

Precisamente en este sentido, es necesario saber en qué punto ya deberías comenzar a tomar medidas, pues según el Instituto de Salud Mental de Estados Unidos, si el niño o adolescente presenta seis síntomas persistentes de falta de atención o seis síntomas persistentes de hiperactividad durante un período de 6 meses, es momento de buscar ayuda para mejorar su calidad de vida. 

Los expertos de la Clínica Mayo comparten algunos consejos para que, como padres, podamos afrontar el diagnóstico de un hijo con déficit de atención e hiperactividad para mejorar su calidad de vida. 

La clave está en definir metas pequeñas para tu familia y para tu hijo, así como en mantener la calma y ser paciente; recuerda que lo más recomendable es que tu hijo aprenda con el ejemplo y si tú le hablas calmado o calmada, probablemente él también se calme y no represente mayor problema. 

Tómate el tiempo de convivir con tu hijo o hija, de entenderlos y observar todas las cualidades que tienen; esta visión realista y comprensiva puede hacer que el camino de acompañar a un niño con déficit de atención e hiperactividad no sólo sea más sencillo sino también más empático. 

Construye relaciones sanas dentro de la familia; hacer que la familia núcleo sea el refugio de cada uno de los miembros, es fundamental para mejorar su calidad de vida, independientemente de que tengan o no déficit de atención. 

Finalmente pero no menos importante, los expertos recomiendan tomar espacios o tiempos dedicados al autocuidado, si necesitas tiempo alejada o alejado de tu hijo, es válido dedicar tiempo a tu descanso, recreación o a tu crecimiento personal, por eso es fundamental contar con redes de apoyo familiares y de amistad. 

Ahora que sabes cómo se comporta un niño con déficit de atención e hiperactividad y algunos aspectos generales para acompañarlo de la mejor manera, recuerda que el tratamiento ideal solo lo puede dar un profesional, así que si sospechas que tu hijo o ser querido podrían tener esta afección, lo mejor es acudir con un especialista. 

Conoce más sobre este trastorno y su relación con los alimentos con este video. 

2024-07-10T15:08:55Z dg43tfdfdgfd