DESCUBRE POR QUé EL HUEVO CRUDO ES UN PELIGRO EN TU COCINA

El huevo es una gran fuente de proteínas y vitaminas fundamentales para nuestra nutrición, pero puede representar también un gran peligro para la salud. Esto se debe a que con frecuencia puede presentar bacterias en el exterior de la cáscara y estás pueden transferirse y contaminar otros alimentos cuando se encuentra en estado crudo. Como resultado, podría desencadenarse la contaminación cruzada. Es por ello que el huevo es un alimento que requiere especial precaución al ser manipulado en la cocina.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), indica que incluso los huevos que parecen tener la cáscara limpia y sin rajaduras pueden portar la bacteria salmonella. Esta bacteria es conocida por causar intoxicación alimentaria desencadenando una serie de síntomas tales como: vómitos, diarrea, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza y dolor corporal. Quiere decir que tanto los huevos que tienen manchas como los huevos que notamos limpios a simple vista, pueden tener agentes patógenos peligrosos. 

Es por esta razón que debes evitar que los huevos frescos entren en contacto con alimentos como frutas o verduras que se consumen crudos. Y debes tener en cuenta esta recomendación tanto para el almacenamiento (por ejemplo en el refrigerador) como cuando estés cocinando.

¿Cómo prevenir la infección por salmonella?

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), para reducir la probabilidad de enfermarse de Salmonelosis por consumo de huevo, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Cocinar siempre los huevos hasta que la yema y la clara estén firmes, ya que la salmonella muere a temperaturas que superan los 70º C.
  • Comprar los huevos en establecimientos o a proveedores que los mantengan en condiciones adecuadas (limpios y a temperaturas controladas).
  • Desechar los huevos sucios y rotos.
  • Usar huevos pasteurizados si se necesita implementarlos en una preparación que contenga huevos crudos, como la mayonesa. 

¿Cómo limpiar el huevo antes de incluirlo en una preparación?

  • Lavarse las manos: Antes de manipular los huevos, asegurarse de lavar las manos minuciosamente con agua y jabón para evitar la transferencia de gérmenes y bacterias.
  • Utilizar agua tibia: Enjuaga los huevos con agua tibia, ya que el agua fría puede permitir la penetración de bacterias en los poros de la cáscara.
  • Secar con delicadeza: Después de lavar los huevos, se deben secar suavemente con una toalla limpia. Evita frotarlos vigorosamente, ya que esto podría eliminar la capa protectora natural de la cáscara.
  • Cocinar adecuadamente: Sea cual sea el método de limpieza utilizado, es esencial cocinar los huevos correctamente antes de consumirlos para garantizar la eliminación de cualquier bacteria presente.

No olvides que después de este procedimiento, deberás lavar con agua caliente y detergente la superficie, el recipiente e implementos que tuvieron contacto con el huevo.

Enjuaga los huevos con agua tibia, ya que el agua fría puede permitir la penetración de bacterias.

Te puede interesar:

¿POR QUÉ ES UN ERROR LAVAR LOS HUEVOS ANTES DE COCINARLOS?

RIESGOS AL ROMPER LOS HUEVOS

¿POR QUÉ DEBES GUARDAR LOS HUEVOS CON LA PUNTA HACIA ABAJO?

2024-05-15T14:12:05Z dg43tfdfdgfd